Cinco soluciones que marcan el futuro de la conectividad

9 abril 2018

3 min read

En un mundo hiperconectado la demanda de conectividad se está acelerando en cualquier ámbito, profesional, corporativo o de consumo. Los usuarios quieren mantenerse conectados en todo momento y lugar, sea en la oficina, hogar o en movilidad con tecnologías fáciles de implementar y de usar.

Cinco soluciones que marcan el futuro de la conectividad (Desktop)

Los profesionales de negocios que trabajan en campos como ingeniería, multimedia, finanzas o atención médica necesitan acceder a una enorme cantidad de datos, a imágenes intensivas de alta resolución sobre la marcha o a la imprescindible red de Internet de alta velocidad.

La industria ofrece soluciones de conectividad cada vez más avanzadas en todos los campos de uso para satisfacer la demanda de profesionales y usuarios. Algunas están en plena tendencia al alza, marcan la diferencia respecto a tecnologías de años anteriores y son un buen ejemplo para confirmar cómo la conectividad integral ha llegado a nuestra vida profesional y personal.

Revisamos algunas soluciones emergentes en conectividad que ya puedes encontrar en los equipos informáticos más avanzados de HP y otras que están en desarrollo y estarán disponibles próximamente.

1. USB Type-C. El nuevo puerto de la norma de interconexión de periféricos y dispositivos, USB, se están convirtiendo rápidamente en el estándar para transmitir de forma coherente datos, vídeo y energía a través de una única conexión. Un sistema universal y multipropósito, con diseño simétrico y por tanto reversible funcionando en cualquier posición, que es capaz de transferir grandes cantidades de datos o cargar energía en dispositivos de movilidad e incluso portátiles o convertibles. Junto al nuevo conector, el grupo responsable USB Implementers’ Forum ofrece la interfaz USB 3.1, cuyo avance más destacado frente a anteriores versiones de la norma es un gran aumento de rendimiento, con ancho de banda de hasta 10 Gbps, mejorando a la vez en consumo de energía.

2. Thunderbolt™ 3. La tercera generación del conector de alta velocidad para interconexión de equipos y dispositivos de Intel es una revolucionaria tecnología de entrada/salida basada en la fotónica del silicio, pero bajo comunicación óptica, lo que aporta mayor capacidad y velocidad. La interfaz duplica el ancho de banda que ofrece Thunderbolt™ 2 para permitir velocidades de hasta 40 Gbps, capaces de alimentar, por ejemplo, dos monitores con resolución 4K. Tan importante como su gran rendimiento es la compatibilidad con puertos USB Type-C, como también desde soportes nativos DisplayPort 1.2, PCIe de tercera generación, HDMI 2 y USB 3.0. Es compatible con configuraciones de doble y simple puerto y el adaptador físico (compatible con los existentes) ha sido mejorado por un diseño mucho más delgado de 3 milímetros, ideal para equipos ultradelgados.

3. Pantallas y vídeo. Las últimas versiones de las interfaces de pantalla digital como DisplayPort (DP) 1.4 y HDMI 2.1 continuarán reemplazando las interfaces heredadas ofreciendo las mejores experiencias visuales para aplicaciones profesionales al permitir resoluciones de hasta 10K a 120Hz en el caso de HDMI 2.1 y doble 4K @ 60 Hz o 8K @ 30Hz para DP 1.4.

4. USB 3.2. Nueva versión del estándar USB que promete duplicar la velocidad de transferencia de datos (20 Gbps) sobre el máximo de USB 3.1. Se trata de una actualización incremental de la norma que define el funcionamiento de los múltiples carriles de los nuevos hosts y dispositivos USB 3.2. Mientras que los dispositivos USB fueron diseñados originalmente como soluciones de un solo carril, el cableado para USB tipo C fue diseñado para soportar el funcionamiento de varios carriles, asegurando un rendimiento escalable. El nuevo USB 3.2 pueden ser diseñados como soluciones de varios carriles, lo que permite un máximo de dos carriles de 5 Gbps o dos carriles operacionales de 10 Gbps. La especificación se encuentra en la fase final de revisión para un lanzamiento esperable en 2019.

5. Wi-Fi 802.11ax. Denominado como el “futuro del WiFi”, será la próxima especificación de la norma inalámbrica que reemplace a la actual Wi-Fi ac multiplicando por cuatro su velocidad de acceso. Más importante que el aumento de rendimiento, la nueva versión se centra en mejorar su funcionamiento en entornos en los que haya muchos dispositivos conectados. Un alivio para los que se conectan a hotspots públicos, pero también para los hogares y oficinas con muchos smartphones, ordenadores y otros aparatos conectados. Para ello, se mejora la eficiencia espectral, lo que se traduce en ventajas importantes que afecta especialmente a entornos en los que haya una alta densidad de población Gracias a esa mayor eficiencia y al uso de tecnologías avanzadas; como MIMO, MU-MIMO y OFDMA, el estándar ofrecerá un gran aumento de rendimiento y una mejor experiencia de uso incluso cuando se realicen una gran cantidad de conexiones simultáneas. Se prevé una disponibilidad para 2019-2020.