Cómo poner a punto tu portátil profesional para 2018

21 diciembre 2017

8 min read

Inmerso en la batalla del “día a día”, es probable que no hayas tenido tiempo en los últimos meses para realizar el mantenimiento de tu portátil profesional. Y es necesario como tarea regular que aporta numerosas ventajas en términos de rendimiento, eficiencia y seguridad. 

Cómo poner a punto tu portátil profesional para 2018 (Desktop)

Por si tienes un rato libre durante las merecidas vacaciones navideñas, te vamos a recordar en esta entrada una serie de pasos para poner a punto tu herramienta informática preferida de cara a 2018. Comentamos algunas acciones esenciales y otras recomendadas tanto en el apartado del hardware como el de software. Una “inversión” de tiempo que puede ahorrarnos muchos quebraderos de cabeza -y quizá dinero- evitando problemas para el futuro.

 

Hardware

 

Limpieza de pantalla y chasis. La pantalla es uno de los componentes más delicados de nuestro portátil y por ello la limpieza hay que efectuarla con extremo cuidado. Conviene utilizar productos especializados como espumas y paños suaves para limpiado y secado para que no queden restos de líquido. La mejor forma de hacerlo es rociar el limpiador sobre el paño y luego limpiar la pantalla con él, frotando suavemente en una sola dirección. Evita cualquier tipo de producto que contenga acetona, alcohol etílico, tolueno, acetato de ácidos, amoniaco, o cloruro de metilo. El uso de cualquiera de los productos químicos anteriores puede causar daños permanentes en la pantalla LCD.

Limpieza del teclado y trackpad. Comenzaríamos por retirar el polvo y restos entre las teclas con un bote de aire comprimido y/o un mini aspirador especial para teclados que suele incluir un cepillo limpiador para accesos a zonas difíciles. En casos extremos pueden retirarse las teclas. Después haríamos la limpieza de la misma forma que con el chasis, evitando que la humedad se cuele por debajo de las teclas y afecte a la electrónica.

Limpieza del chasis. Es una tarea simple y sencilla que se realiza utilizando productos especializados u otros que todos tenemos a mano en casa o en la oficina. Si no tenemos un producto de limpieza especializado, simplemente utilizaríamos agua tibia ligeramente jabonosa y un paño tipo microfibra, bien escurrido y que no deje pelusas tipo microfibra. Ten cuidado de no introducir líquidos de limpieza por las rejillas de ventilación y evita la pantalla, ya que tiene un tratamiento específico.

 

Limpieza de las rejillas de ventilación y puertos. Es un apartado importante porque la suciedad o polvo localizada en estas aberturas puede disminuir el rendimiento del equipo, obligar a que los ventiladores estén permanentemente conectados, apagar el equipo si sube de temperatura por encima del límite de seguridad y como decíamos, terminar reduciendo la vida útil de los componentes de hardware. Para su limpieza, podemos utilizar un mini aspirador y un bote de aire comprimido soplando en las rejillas de ventilación y en todos los puertos del portátil, teniendo cuidado con la presión para no dañar los componentes.

Comprobación de la batería. La batería es uno de los componentes más importantes de un ordenador portátil, especialmente para un profesional de la movilidad que necesita una gran autonomía para el trabajo diario. Aunque es un material fungible que tendremos que sustituir antes de que su vida útil llegue a su fin y penalice nuestra autonomía, se pueden realizar una serie de pasos para maximizar la salud de la batería, incluyendo la comprobación de su estado y la realización de su calibración, entre otros.

Comprobación de la memoria RAM. La memoria de acceso aleatorio o memoria RAM es un componente esencial de cualquier equipo informático. Se utiliza principalmente para cargar instrucciones de la CPU junto a las memorias caché que incorpora el propio procesador, así como para manejar datos del sistema y aplicaciones mientras se ejecutan en la computadora. La memoria RAM ha ido mejorando en fiabilidad, pero no está exenta de provocar errores que pueden volvernos locos porque generalmente se producen aleatoriamente al realizar distintos tipos de tarea. En estos escenarios y cuando el resto de componentes funciona adecuadamente es donde debemos plantearnos una prueba de estas memorias siguiendo esta guía.

Cambio a SSD. Las unidades de estado sólido están desplazando a los discos duros como el gran estándar de almacenamiento en informática móvil. Si tu equipo es más antiguo, puedes plantearte su reemplazo para aumentar de forma importante el rendimiento en la apertura del sistema o aplicaciones o en la transferencia de archivos. Puedes revisar esta guía actualizada de compra y este artículo práctico para reemplazar el disco duro de tu portátil por una SSD.

 

Software

 

Actualización del sistema operativo. El sistema operativo es la base software de nuestro equipo y debemos asegurarnos que esté actualizado a la compilación más reciente ya que incluirá los últimos parches de seguridad publicados. Cuando las versiones son más antiguas, tienen mayor riesgo de ser atacadas por ciberdelincuentes que encuentran vulnerabilidades en el programa. Se recomienda fijar las actualizaciones de Windows Update en modo "automático" de manera que el sistema busque, descargue e instale las mismas en cuanto estén disponibles tanto correcciones de seguridad como controladores de dispositivos para Windows en el equipo.

Actualización de las aplicaciones. Tan importante como la actualización del sistema operativo es la de las aplicaciones. Las nuevas versiones de las aplicaciones que tengamos instaladas ofrecerán más rendimiento y estabilidad en la mayoría de ocasiones. Además, el malware tiene un método de infección preferente aprovechando las vulnerabilidades de software. Especialmente aplicaciones críticas como navegadores web, sus extensiones y plug-ins, Flash, Java, etc. Lo mismo podemos decir de las actualizaciones de los controladores, especialmente tarjetas gráficas que conviene tener perfectamente al día con la última versión proporcionada por los fabricantes.

Copia de seguridad. Las copias de seguridad son una acción de mantenimiento imprescindible a realizar por cualquier profesional o usuario para salvaguardar sus datos. Un equipo informático puede fallar en cualquier momento, por un problema hardware en alguno de sus componentes como la unidad de almacenamiento o memorias, en el software del sistema y aplicaciones o por un virus que borre archivos o impida el acceso al equipo. Si un reemplazo del hardware dañado, la reinstalación de aplicaciones o sistema operativo puede solucionarse, la pérdida de nuestros archivos profesionales o personales puede tener un gran coste y en algunas ocasiones sin recuperación posible y de ahí la importancia de realizar regularmente esta tarea de backup. Aprovecha esta "parada técnica" para realizarla.

Aumenta la seguridad. La puesta a punto de tu portátil profesional también implica mejorar la seguridad del mismo. Aprovecha la "limpieza" descargando o ejecutando si la tienes instalada -como sería recomendable- la última versión de tu solución de seguridad y escanea el sistema en busca de malware. Incluye en la operación discos duros externos o pendrives que utilices habitualmente. Para sistemas Windows, incluyendo versiones empresariales, el mercado ofrece una amplia colección de software de seguridad muchos de ellos gratuitos. También gratuito, Windows Defender, solución de seguridad nativa e incluida en el sistema que se ha mejorado notablemente en Windows 10. 

Elimina programas que no usas. Es probable que el sistema operativo tenga un buen número de aplicaciones que ya no utilizas. Es un buen momento para eliminar estos programas que están ocupando memoria y almacenamiento en tu portátil profesional ralentizando su funcionamiento. Todos los sistemas Windows incluyen una función de desinstalación de programas accesible desde el panel de control. 

Limpieza del registro del sistema. El registro del sistema en Windows es una base de datos usado para almacenar información sobre la configuración del equipo, hardware y software. Cualquier cambio en la configuración o instalación de nuevas aplicaciones supone sumar datos a este registro y con el tiempo acumulará parámetros obsoletos, rastros de software que no utilicemos y otros que ralentizarán el funcionamiento del equipo. Existen diferentes aplicaciones para limpiar el registro del sistema. Debido a la importancia del registro es recomendable hacer una copia de seguridad previa del mismo antes de proceder a realizar cualquier cambio y así poder restaurarla en caso de problemas. Es una tarea que requiere cierto conocimiento del usuario pero que resulta muy efectivo.

Desfragmenta los discos duros. La desfragmentación de un disco duro es un proceso que consiste en volver a organizar los datos fragmentados en un volumen (como un disco duro o un dispositivo de almacenamiento), para que funcione con mayor eficacia. La fragmentación ocurre en un volumen con el paso del tiempo, a medida que se guardan, cambian o eliminan archivos. Todos los sistemas Windows 10 cuentan con herramientas internas para hacerlo. Un desfragmentador de disco que vuelve a organizar los datos del volumen y reúne los datos fragmentados de manera que el equipo pueda ejecutarse con mayor eficacia. En el caso de las SSD no es recomendable realizar esta desfragmentación.  

Reduce la carga de Inicio. Los sistemas operativos Windows cuentan con una función de configuración del sistema denominada "msconfig", que además de servicios avanzados, podemos seleccionar aplicaciones que se cargan en el arranque del equipo, reduciendo la carga del mismo y mejorando su rendimiento. Puedes acceder con el nombre del comando, "msconfig", desde la función ejecutar. En Windows 10, puedes usar el “administrador de tareas” para administrar los elementos de inicio.

Cambia tus contraseñas. Completando el apartado de la seguridad, puedes aprovechar para renovar las contraseñas de acceso a tu equipo y servicios, un asunto importante que conviene hacer con regularidad. Las claves deben ser largas y complejas. No se deben utilizar palabras del diccionario ni nombres. Además, se recomienda combinar caracteres no alfanuméricos, mayúsculas y minúsculas. Una opción recomendada es utilizar un ‘password manager’ que además de proteger nuestra identidad evita tener que crear y recordar múltiples contraseñas.

Activa la restauración del sistema. El System Restore es una herramienta de recuperación del sistema que permite revertir los cambios realizados en los archivos del sistema operativo, configuración, ajustes, controladores, claves del registro o programas instalados. La restauración del sistema es una herramienta que puede “salvarnos la vida” ante un error del software, la entrada de virus en nuestro equipo o la simple instalación de drivers o de alguna aplicación que no funciona correctamente y que en ocasiones desestabiliza el sistema operativo. Combinada con la copia de seguridad de archivos es una herramienta que conviene tener activada por defecto al menos en la unidad que contiene el sistema operativo. Podemos gestionar la restauración del sistema desde la función correspondiente en el panel de control de Windows. 

 

Valora el reemplazo de tu equipo

Tu portátil profesional no va durar para siempre. Los consejos anteriores puedes ayudar, pero no hacen milagros. Adquirir equipos nuevos cuando los que están en uso ‘no dan más’ es un error. Hay una creencia de que estirar la vida útil de un dispositivo genera un ahorro en los costes, cuando en realidad ocurre todo lo contrario y el gasto en la resolución de problemas y mantenimiento puede ser superior al de la compra de un equipo de última generación. Además, hay una relación directa entre la adquisición de dispositivos con alto poder de cómputo y la eficiencia de las operaciones en general.