5 razones para que un trabajador utilice una VPN

27 noviembre 2017

3 min read

VPN, o red privada virtual, es una tecnología de red que permite extender de forma segura una red local sobre una red pública como Internet. El uso de estas conexiones virtuales punto a punto permite a un ordenador enviar o recibir datos sobre redes públicas con la funcionalidad y seguridad de una red privada.

5 razones para que un trabajador utilice una VPN (Desktop)

El acceso a las VPN facilita múltiples usos prácticos. A nivel de consumo, son muy útiles para mejorar la seguridad y privacidad, para acceder a contenido geobloqueado, esconder los datos de navegación cuando se utilizan las inseguras redes inalámbricas públicas o para la censura gubernamental que se practica en varias regiones mundiales.

Sin embargo, es en el ámbito profesional donde muestran todo su potencial. Muy útiles para conectar distintas sucursales de una empresa, accesos de soporte técnico o para un profesional que requiera conectar de forma segura y remota con un ordenador de su oficina desde cualquier lugar geográfico.

Si eres un profesional independiente que trabaja desde una oficina en casa, si trabajas para otra compañía fuera de sus oficinas, si formas parte de un proyecto de colaboración a distancia, si eres un asistente virtual o un profesional móvil, hay razones que aconsejan el uso de las VPN. Algunas de ellas son:

- Es más barato que los desplazamientos. Puede sorprenderte, pero quedarse en casa y usar una VPN para conectarse a una red corporativa es más barato que los desplazamientos típicos a la oficina, incluso teniendo en cuenta los costes de energía o la suscripción de VPN. Si tu departamento TI ha configurado una VPN directamente a tu lugar de trabajo, aún mejor. Por no hablar del tiempo empleado en el desplazamiento, el tráfico, etc.

- Aumento de productividad. Trabajar desde el hogar, en una oficina privada o en una mesa en tu café favorito, está comprobado que aumenta la productividad siempre y cuando tengas la determinación y disciplina necesaria para centrarte en el trabajo.

- Acceso remoto a la red empresarial. Si tu conexión a la red de trabajo está asegurada por una VPN, nadie va a ser capaz de cortar de forma remota estos datos. Para obtener este acceso, necesitarás que el equipo de TI cree una VPN para ti, un túnel seguro con acceso cifrado para los archivos vitales almacenados en su red doméstica.

- Acceso a tu PC empresarial a través de RDP. Utilizando el protocolo Remote Desktop Protocol se puede establecer una conexión remota con el escritorio de trabajo. Si RDP está permitida por la política de TI de la organización el acceso es trivial y seguro usando las VPN.

- Protección de redes públicas Wi-Fi. Las conexiones inalámbricas públicas son una tentación porque se han extendido casi por todas partes, pero un profesional no debería confiar en ellas para el trabajo diario por su gran inseguridad. Conectarse a ellas mediante una VPN es una buena manera de utilizarlas asegurando tus datos.

Cómo crear y usar conexiones VPN en Windows 10

Como ejemplo de la facilidad de la configuración de las VPN repasamos su creación y configuración en Windows 10. El nuevo sistema operativo Windows 10 ha facilitado la creación, configuración y utilización de estas conexiones virtuales punto a punto que permiten extensiones seguras de la red local sobre una red pública como Internet.

Para realizar conexiones VPN en Windows 10, sea propiedad de la empresa donde trabajamos o de una conexión personalizada propia, necesitaremos conocer:

La dirección IP del servidor VPN – Proveedor de servicios VPN.

El nombre de la conexión y los datos de la cuenta de VPN (nombre de usuario y contraseña).

Cualquier configuración técnica que puedas necesitar para establecer con éxito una conexión segura.

Conociendo estos datos, conectar una VPN en Windows 10 es sencillo siguiendo estos pasos:

Inicia sesión en Windows 10 con una cuenta de administrador.

Accede a la herramienta de Configuración del sistema – Red e Internet.

Introduce la información necesaria para la creación de la VPN. Proveedor, nombre de la conexión, servidor o dirección IP, tipo de VPN y el tipo de inicio de sesión, generalmente con nombre de usuario y contraseña.

Opcionalmente, puedes acceder a la configuración avanzada para administrar otras configuraciones relacionadas con la VPN, como la configuración del proxy, detección automática o entrada manual.

Una vez creada, solo nos resta acceder a las conexiones disponibles en el equipo y ahí veremos la VPN recién creada a la que podemos acceder como hacemos con una red Wi-Fi.

Como vemos, es sencillo crear y utilizar estas conexiones virtuales punto a punto que permiten extensiones seguras de la red local sobre una red pública como Internet. Una tecnología muy útil en materia de seguridad y privacidad, y especialmente para un trabajador en remoto.